ban_ta.pngban_tp.pngban_lobby.png

Municipio prepara la entrega de tres mil canastas de alimentos

A partir de este lunes la Municipalidad de Antofagasta comenzará a distribuir las canastas de alimentos adquiridas para ir en ayuda de las familias vulnerables de la comuna, cuyo foco estará centrado en nuestros adultos mayores y personas con discapacidad.

Así lo explicó el Director de Desarrollo Comunitario DIDECO, Jaime Araya, quien expresó que “estas cajas de ayuda solidaria serán repartidas fundamentalmente entre adultos mayores, familias que cuenten con alguna persona discapacitada y niños beneficiarios del programa de infancia del municipio, sin perjuicio de la posibilidad que tiene cualquier vecino de Antofagasta que se sienta en alguna urgencia de recurrir a la municipalidad a través de correo electrónico para comunicar su necesidad, de manera tal, que nosotros también podamos brindarle una mano en esta verdadera crisis de hambre que se está viviendo en la ciudad y respecto de la cual la municipalidad hoy día tienen una respuesta bastante contundente que entregar a través de la entrega de estas cajas solidarias, del programa de tarjetas solidarias que se siguen entregando domiciliariamente y además de las diversas iniciativas que se están llevando en esta materia”.

 
Araya precisó que “son alrededor de 2 mil 400 cajas más una compra adicional de 600 cajas más, por lo tanto, vamos a llegar a cerca de 3 mil que vamos a repartir en el más breve plazo, para eso están dispuestos todos los equipos municipales, los vehículos, la gente de los programas sociales de la dirección de desarrollo comunitario quienes van a participar activamente y el llamado es a los vecinos a tratar con cariño y respeto a los funcionarios municipales, toda vez que esta labor que hacemos, la hacemos precisamente de esa forma, entendiendo que queremos dar un trato muy digno, de mucho respeto a las familias beneficiarias porque entendemos lo complejo del tiempo que se está pasando”.

Precisar que paralelo a este beneficio se continuará entregando las tarjetas solidarias a los adultos mayores, personas con discapacidad y jefas de hogar que pertenezcan al 40% más vulnerable del Registro Social de hogares.